Nuestro proyecto

Somos Sofía e Iñigo, propietarios del Hotel Nabia y queremos compartir con vosotros cómo empezó esta aventura y cómo acabamos viviendo en el pico del monte.

Después de más de 10 años en grandes multinacionales viviendo para trabajar, llegó el momento de parar y replantearnos el futuro. El año 2002 fue el año del cambio: nos casamos y decidimos montar un hotel rural y vivir alejados de las grandes ciudades y las grandes empresas.

Después de buscar mucho en España e incluso en otros países, en 2005 conocimos la cara sur de Gredos, una zona abrupta y muy espectacular y allí, muy cerca de Candeleda, en un cerro lleno de helechos y robles a los pies del Almanzor, encontramos un “trozo de monte” que nos cautivó y nos convenció de que era nuestro sitio.

Sabíamos que no iba a ser fácil pero la ilusión y la espectacularidad del terreno nos dieron la energía para hacer realidad nuestro proyecto: un hotel con encanto que lleva el nombre de la diosa celta de los bosques, los montes, los valles y los ríos: Nabia.

En octubre de 2010 por fin abrimos nuestras puertas .

Nuestros primeros huéspedes

Pensamos en lo que nos hubiera gustado encontrarnos al viajar: un hotel en el que tengas ganas de quedarte, que no ‘huyas’ de él porque no encuentras “tu rincón” y además, con intimidad. El cuidado y amor por el detalle y el servicio, la delicadeza y la confortabilidad fueron nuestros objetivos prioritarios. Además siempre tuvimos claro que la construcción preservaría el entorno y se adaptaría a él en la medida de lo posible y este entorno sería el elemento decorativo más importante; queríamos conseguir la sensación de estar fuera pero dentro y por vuestros comentarios tan estupendos, creemos que así ha sido.

Nabia es un hotel para descansar, al que venís muchas veces con grandes planes (¡que hay muchos!) y al final decidís “activamente” no hacer nada, más que pasear, leer, charlar tranquilamente y…escuchar los sonidos de la naturaleza.

Esta es nuestra vida y la queremos compartir contigo.

Te presentamos también a todo el equipo que hace posible que Nabia sea lo que es: David, Cristina, Elena, Belén, Erika, Mari Luz, Yesi y Yoli. Además nos ayuda en el mantenimiento del jardín la familia Cuna.